Fin de curso 2014


Después de un año de duro trabajo, por fin, el 14 de junio llegó el momento esperado por todos de la Fiesta de Fin de Curso que pone el broche de oro al año académico. Se trataba de un día que siempre es especial y en esta ocasión no iba a ser diferente.

Las celebraciones empezaron muy pronto por la mañana en el salón de actos abarrotado para contemplar el buen hacer de todos nuestros chicos y chicas en las actividades extraescolares. Así pudimos ver lo que habían aprendido a lo largo del curso en judo, con sus llaves, caídas y demostraciones en grupo sobre el escenario. Disfrutamos también de la plasticidad y belleza de las evolu- ciones de nuestras hijas mientras ejecutaban los números de gimnasia rítmica y ballet que durante tanto tiempo habían ensayado. Y asistimos a actuaciones de música y danza que a más de uno nos pusieron los pelos de punta de emoción y que arrancaron los aplausos más sonados en la sala. Todo un espectáculo y una demostración del trabajo bien hecho que hicieron que la mañana se nos pasase volando a la espera de las emociones que nos esperaban por la tarde, en un día grande que no había hecho más que empezar.

Con un sol radiante y un calor acorde con la fecha y las expectativas de toda la semana, nos congregamos desde primera hora en el patio del colegio con la intención de disfrutar a tope desde el primer momento. Y así lo hicieron nuestros peques en las casetas instaladas en el campo de baloncesto. Este año, el tema de nuestra fiesta era la relación entre el Mundial de fútbol de Brasil 2014 y la solidaridad, y alrededor de esa idea se desarrollaron las actividades de las casetas y quedó constancia del mismo en el cartel de la fiesta. Como siempre, las actividades fueron un éxito y los peques disfrutaron un montón, antes y después del parón necesario para asistir a la Eucaristía. En ese momento, mientras toda la Comunidad nos reuníamos en la iglesia para dar gracias por este año lleno de éxitos y cosas buenas, los niños de Infantil siguieron con sus juegos, pero esta vez en la guardería fenomenalmente atendida por algunos alumnos de Bachillerato.

Tras la oración y la reflexión, volvimos a las pistas con ánimos renovados y preparados para escuchar la fenomenal batucada puesta en escena en el patio del colegio por unos excelentes músicos que empezaron a poner un gran ambiente a nuestra celebración. A esas horas y con los ánimos por las nubes, el cuerpo nos pedía ayuda para soportar tantas emociones y poco a poco fuimos desfilando todos por el bar montado por APA para la ocasión. Allí pudimos refrescar los calores con bebida y helados durante toda la tarde-noche y dar buena cuenta de las hamburguesas, perritos y bocadillos de lomo y queso y beicon preparados al momento en la flamante nueva plancha que funcionó a las mil maravillas. También hubo dulces y tartas en el puesto de la Fundación donde pudimos aportar nuestra soli- daridad y endulzarnos un poco la fiesta, animada no con un concierto, sino con dos, y de música con DJ que hizo que grandes y pequeños lo pasáramos genial durante casi tres horas. Y como colofón, ya bien de noche para disfrutarlo en toda su plenitud, llegó el inevi- table y esperadísimo castillo de fuegos artificiales, que dejó boquiabiertos y encantados a todos los asistentes. Fue la traca fin de fiesta que colmó de alegría nuestros corazones y puso el cierre a un año más de Comunidad y esfuerzo compartido y nos dejó pensando en la próxima. Y en el verano.

#findecursoanteriores

NUESTRA FAMILIA

EMPRESAS APA

Todos los derechos reservados por el APA Spínola Chamartín  -  2020                                                               Página web diseñada y desarrollada por MENTA CREATIVA